viernes, 9 de junio de 2006

Amores posibles

Amores posibles: 13 rosarinos / 7 ensayos
Galería Zavaleta Lab / Arte Contemporáneo
Arroyo 872, Ciudad Autónoma de Buenos Aires
Inauguración: 9 de junio de 2006
Cierre: 15 de julio de 2006
Artistas: Leo Battistelli, Marcelo Villegas, Andrea Ostera, Claudia del Río, Eugenia Calvo, Lorena Cardona, Sebastián Pinciroli, Adrián Villar Rojas, Carlos Herrera, Roberto Echen, Román Vitali, Mauro Guzmán
Curaduría: Nancy Rojas

Exposición ganadora del Premio "José León Pagano" a la muestra colectiva de artistas nacionales 2006, de la Asociación Argentina de Críticos de Arte.

La muestra. Amores posibles es un ensayo curatorial desarrollado a partir de las obras de doce artistas radicados en la ciudad de Rosario, Argentina.
Seis diálogos y uno general estructuran la exhibición encarnando el supuesto alegórico de los “amores posibles”. Aquellos que se circunscriben a un mundo de decisiones curatoriales caprichosas, o bien, a una suerte de azar.
La muestra responde a una concepción de arte contemporáneo atravesada por la representación de la referencia. En este sentido, hay encuentros que generan cierta atmósfera, dada por el choque o la reafirmación del sentido de lo uno con relación a la otro. Por ende, se avanza sobre la construcción de una mirada posible en torno a algunas líneas de producción provocadas por la mixtura, el pacto, el desacuerdo o, inclusive la separación.

Arriba: Marcelo Villegas, Sin título, 1999-2006, Instalación, cerámica con pigmentos / Debajo: Leo Battistelli, Líneas, 2006, 340 filamentos de porcelana Verbano cristalizada a 1400º

Los diálogos. La exhibición se plantea sobre la base de un recorrido apoyado en una misma táctica para pensar el montaje. Se prevén dos zonas posibles, que se definen según parámetros determinados por cualidades materiales, modalidades procesuales o por líneas conceptuales.
En la primera zona de este ensayo, los diálogos están atravesados por síntomas estéticos e intenciones intimistas. En el rango de las cualidades materiales se hallan relacionadas las obras de Marcelo Villegas y Leo Battistelli. Todas sus instalaciones están atravesadas por cierto ímpetu estético y formal hacia la particularidad de la factura. Sus piezas de cerámica delatan la fragilidad de la producción en el seno de las vinculaciones que ellos mismos establecen con el espacio de lo estrictamente formal, o bien, con el mundo natural, en un planteo donde queda desplazada toda intención mimética.

Claudia del Río, Feliz cumpleaños (Realer Bilder), 2006, Instalación / Andrea Ostera, S.T. (galeríahuéspedes), 2006, 18 fotografías color / Eugenia Calvo, La opinión de los demás, 2006, video / Lorena Cardona, serie Starring, 2006, 7 fotografías color

En otro apartado se ubican aquellas piezas que establecen un lazo reincidente con el ámbito de lo personal. Aquello que puede resultar invisible a la mirada habitual, pero que transporta un sentido destinado a tantear lo ambiguo por balancearse entre los cánones de la extrañeza y de la obviedad, de lo cotidiano y de la subjetividad. En este plano se inscriben las obras de Claudia del Río y Andrea Ostera. La autenticidad de sus lenguajes, que se abre desde la fotografía hacia otros medios, las ha constituido en dos de las artistas más influyentes de la escena artística de Rosario de los años 90 en adelante.
En el campo de lo proyectual se hallan las producciones de Lorena Cardona y Eugenia Calvo. Artistas que incorporan tanto la esfera de lo subjetivo como la de lo conceptual, en trabajos procesuales. Sus piezas, ancladas fuertemente en la estructura narrativa cinematográfica, esbozan algunas líneas autorreferenciales que, por momentos, tienden a mostrar un desbordamiento generador de relatos tragicómicos dotados de cierta cuota de perversión.

Sebastián Pinciroli, El Hombre Lobo, 2005 y Sin título, 2006, óleo sobre lienzo / Adrián Villar Rojas, Me sangra la nariz + paisajismo + tareas + año 15038, 2006, Instalación

En la segunda zona de la muestra, los diálogos profundizan los juegos exagerados con el lenguaje, para mostrar el ímpetu transgresor o bien, la instancia de un neobarroquismo presente tanto en la materialidad como en el relato.
En primer término se encuentran las obras de Adrián Villar Rojas y Sebastián Pinciroli, presentados con propuestas individuales y diferentes en cuanto a la modalidad de construcción. Sin embargo, subyace en sus imágenes una cualidad en común: la presencia de narrativas ancladas en el mundo fantástico. En el caso de Villar Rojas, hay una fuerte intención de estigmatización de ese universo para recrear el síntoma fantasmal de la idea de fin del mundo, donde el arcaismo y el futurismo quedan sutilmente amalgamados. 

Roberto Echen, Home stripper, 2006, video y fotografía / Carlos Herrera, Amore (Homenaje a María Callas), 2006, fotografía y video

Por su parte, las piezas videográficas y fotográficas de Carlos Herrera y Roberto Echen se vinculan en torno a la imagen de la obscenidad, abriendo caminos diferentes en el uso del cuerpo como germen de una estética pop pos-pornográfica.

Román Vitali, No se cómo, ni de qué manera, esto llegó a ser lo que es, 2006, cuentas acrílicas facetadas tejidas

Hacia el final del recorrido se encuentran las instalaciones de Román Vitali y Mauro Guzmán. Ambas tienen la particularidad de reflexionar sobre el amor y el riesgo inherente a las relaciones humanas, materiales, naturales o ficticias. En este plano, sus proyectos operan como intérpretes de este trayecto, resignificando la formalidad y el exceso trash, así como también la objetualidad y el preciosismo minimalista.

Mauro Guzmán, Se auto-desenamorará en 5 minutos (de la serie: Una bomba, una bomba!), 2006, Instalación: muro construido con cajas + circuito cerrado + video + telones + bomba (radio-reloj, paraguas, botellas plásticas, latas de conserva, cajas y cables)

En efecto, a través del amor como imagen y referencia, esta muestra re-inscribe a estos artistas en una perspectiva estética donde confluyen la belleza compulsiva con la fragilidad sintética, en una puesta cuasi-escenográfica donde lo extremadamente cómico puede suscitar la intermitencia de lo terrible, lo terrible puede fugarse hacia lo cotidiano, y lo fantástico, balancearse entre los bordes de la duda.

CATÁLOGO Descargar archivo PDF

TEXTO CURATORIAL click aquí

ARTÍCULOS DE PRENSA: El arte que conversa, por Daniel Molina, Arte, diario La Nación, Buenos Aires, 18 de junio de 2006: click aquí | Una posibilidad al amor, suplemento Señales, diario La Capital, Rosario, 18 de junio de 2006: click aquí | Otra historia del arte rosarino, por Beatriz Vignoli, Rosario 12, sección Cultura / Espectáculos, Rosario, 18 de diciembre de 2007: click aquí.

Imprimir artículo